El Pantano de Tibi, naturaleza y gastronomía que sorprenden

Boquerones empanados con all i oli negro. Gastronomía Hotel Restaurante Finca Romesa

Boquerones empanados con all i oli negro. Gastronomía Hotel Restaurante Finca Ronesa

A veces, visitamos lugares que nos parecen muy conocidos y descubrimos nuevas sensaciones. Eso mismo me ha pasado a mí en Tibi. Fui para pasear contemplando el famoso pantano y me he quedado asombrada ante la otra cara, la  de la presa, más agreste, más dura. Con la gastronomía de Tibi ha sucedido lo mismo. Fui con la idea de la cocina tradicional: caracoles, minchos, gazpachos…y encontré la cocina del Restaurante Hotel Finca Ronesa, con una carta fiel a los productos del mercado y de la estación del año, aunque, como explican sus responsables, con “alguna revisión de la norma del recetario alicantino”. ¡Que buen día!

Desde Alicante a Tibi (por la Autovía que te lleva a Alcoy) apenas tardas 30 minutos. El tiempo necesario para entrar en este paisaje mediterráneo repleto de pinos, olivos, almendros, algarrobos, tomillo, romero…presidido por la Sierra del Maigmó y con el pantano de Tibi como telón de fondo.

Una vez allí, nos sorprende la tranquilidad del pueblo, su inmenso marco de montañas y verde. Nuestro destino es el pantano de Tibi, así que, después de callejear un poco y de comprobar que el miércoles no hay ni caracoles ni minchos decidimos volver hasta la gasolinera del Maigmó, para entrar desde allí al camino que nos llevará hasta la presa del pantano (la otra opción es el camino que parte del núcleo urbano y llega hasta el embalse).

Magret de pato, cebolitas al regaliz y migas de pimienta

Magret de pato, cebolitas al regaliz y migas de pimienta

La primera sorpresa en este camino es el Hotel Finca Ronesa. Nos habían hablado de el, pero nada comparable a verlo, inmerso en tanto bosque mediterráneo. No hemos encontrado hoy los platos típicos de la cocina tradicional de esta zona, pero aquí encontramos una versión “revisada”, según sus responsables, del recetario alicantino basado en en la cocina de mercado y producto de temporada.

Y continuamos camino hacia el pantano. Una valla impide el paso de los coches a unos dos kilómetros antes de llegar a la presa. A los lados del camino, primero pinos, luego olivos, algarrobos, salpicados con tomillo, romero…hacen el camino realmente agradable.

Nos vamos acercando al agua. Primero apenas es un es un riachuelo. Pero seguimos andando, cruzamos un puente de piedra, otro de madera (ahora el camino ya se ha estrechado notablemente) y llegamos a la presa, una imponente obra arquitectónica cuya historia se remota al siglo XVI, que nos impresiona y nos sobrecoge.

Presa del pantano de Tibi

Presa del pantano de Tibi

Esta no es la estampa tradicional del pantano de Tibi. No es la del agua verde (el río en su curso alto se llama Río Verde), sino la de la piedra, la de la altura. Volveremos para conocer el otro lado. Este nos ha impresionado.

ALOJAMIENTO

Quien busque un alojamiento especial por esta zona, que no deje de visitar el camping Casas del Mundo, donde puedes dormir en caravanas tematizadas.  Tel. 676278480

 

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log in