Les Freses, la expresión vitivinícola de una mujer de la Marina Alta

Mara Bañó es la autora de Les Freses, un vino  blanco y seco, elaborado con Moscatel, en una tierra donde la Moscatel alcanza su plenitud, La Marina Alta.

Se trata de un vino producto de la tierra y del aprendizaje “prueba-error” como explica la propia autora, que ha estudiado el trabajo de los viticultores de la zona y ha escuchado los consejos de buenos asesores como son Pablo Calatayud y Pepe Mendoza. Sobre estos pilares ha ido investigando hasta obtener su vino en el que mezcla Moscatel (al 50%) procedentes de tierras blancas y tierras rojas de arcilla, ambas de su finca Les Freses.

Criado durante 6 meses en damajuanas “porque a la variedad Moscatel es lo que mejor le sienta” obtiene un vino procedente de viñedos sin regadío y cuyo carácter está marcado por la cercanía al Montgó.

La historia de Mara Bañó en la viticultura es el paradigma femenino de una bodega. Procedente de una familia dedicada a la hostelería, se encontró con una finca familiar, ubicada en Denia, en Jesús Pobre, a los pies del Montgó que sólo podía dedicarse a explotación agrícola. “Y ¿qué íbamos a plantar? Pues Moscatel que es lo que mejor crece en estas tierras”. Y con esta decisión empezó a empaparse en temas sobre viticultura y enología.

En 2009 fue la plantación de la primera parcela de la finca y en 2014 llegaron las primeras 300 botellas de Les Freses. Y fue aumentando poco a poco el viñedo y la producción hasta llegar en 2016 a 2.000 botellas. Su objetivo para esta campaña son 7.000

Su meta es clara: una sola finca, Les Freses, y un solo vino, Les Freses, que el viñedo ocupe toda la finca, que está repartida en distintas alturas y zonas, y llegar a las 40.000 botellas. “No queremos ser una gran bodega. Queremos hacer un vino de la tierra que se beba en la tierra”.

Y como está convencida que el vino no sólo se bebe, sino que se vive, sueña con construir su propia bodega en la finca, que por suerte conserva una antigua construcción que puede remodelarse en bodega “donde pueda comprarse y conocerse el vino y el paisaje, donde los turistas puedan disfrutar de esta zona privilegiada, con las brisas del Mediterráneo y al amparo del Montgó, pero eso será dentro de unos años, porque todo cuesta mucho y yo voy paso a paso”.

Su vino es una expresión personal del vino de la Marina Alta que agrada y sorprende. Actualmente se encuentra en restaurantes que cuidan su bodega como son El Baret de Miquel Ruiz de Denia o Ca L’Angels de Polop.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log in