Pescado y marisco de La Vila Joiosa, un buen motivo para la gastronomía y el turismo

Gamba de La Vila JoiosaDisfrutar de las playas de La Vila Joiosa o contemplar sus casitas de colores sobre el cauce del río o frente al mar, o saborear su exquisita gastronomía, basada principalmente en los productos del mar, son razones poderosas para hacer turismo por La Vila. Otro buen motivo vinculado con la gastronomía, con la tradición, con la riqueza del lugar y con toda la vida del pueblo, es visitar su puerto pesquero. Acercarnos para conocer un poco más de cerca la faena de las personas que salen a la mar, su cultura, su oficio…

José Ignacio Llorca Ramis es el presidente de la Cofradía de Pescadors de La Vila y ha sido la persona que nos ha enseñado que el pescado y marisco  de La Vila no se disfruta sólo comiéndolo. Su propuesta es mucho más amplia, contemplar la llegada de los barcos, ver cómo desembarcan la captura del día, cómo faenan los pescadores en sus barcos, el pescado recién llegado a tierra… un espectáculo para los sentidos.

Lo primero que nos ha enseñado José Ignacio es que aunque hay mariscos y pescados que se capturan todo el año en estas aguas, los meses de junio y julio son especialmente buenos para la gamba, la cigala, el bacalao y la pescadilla. Y de ellos nos cuenta que los capturados en esta zona tienen una calidad excepcional y un sabor especial, quizá por la salinidad de esta costa o por el microclima en el que están inmersos.

Y para poner en valor estos productos se está trabajando actualmente en la creación de tres marcas: Pescado de la lonja de Villajoyosa, Cigala de La Vila y Revuelto de La Vila (palalla, salmonete y pescadilla) y en la posterior Denomiación de Origen.

Pero el pescado y el marisco de La Vila no se saborean únicamente con el paladar. Mirar los barcos, escuchar historias, oler a mar, tocar puerto…Si te acercas sobre las 16.30h. al puerto verás como van llegando los barcos, primero los que faenan más cerca de la costa y traen el pulpo, la pescadilla, la moralla; luego los que vienen de mayores profundidades, dónde han buscado la cigala, la gamba, la quisquilla.

Se puede ver allí mismo cómo se selecciona el pescado, cómo se descarga, se limpian las redes, todo un universo que nos habla de un oficio que ha ido pasando de padres a hijos desde hace muchísimos años y que tiene un largo futuro si no lo hunden, eliminando subvenciones y con penalizaciones que les obligue a dejar la mar.

En esta Cofradía faenan 29 barcas de arrastre y 9 de artes menores y son cerca de 200 las personas que trabajan para que esto sea una realidad (sin contar a los astilleros, ni mecánicos, ni pescateros). El resultado se puede ver en la subasta de la Lonja, en las pescaderías, en los platos de los restaurantes, ese pescado tan apreciado en la dieta mediterránea y que representa no sólo una forma sana y rica de alimentarse, sino todo un mundo con sabor a mar.

Ah¡ En La Vila tienes playas para todos los gustos: en el centro urbano, playas amplias, pequeñas calitas con chiringuitos en las afueras…sin olvidar que La Vila tambiés es famosa por su chocolate y aquí se puede visitar el Museo de Chocolates Valor. Y muchas cosas más que os contaremos en próximas visitas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Log in